La última mujer de Sodoma

El antiguo Testamento fue escrito por Él, a través de ellos y, aunque haya quien lo contradiga, diría que para ellos. Las mujeres no destacan por cubrirse de gloria. Sin embargo, el acontecimiento que más me intriga lo protagoniza una de ellas y tiene lugar durante la destrucción de Sodoma.

Dios anuncia que la ciudad está corrompida y que la arrasará con fuego y azufre. Sólo permite a Lot y su familia escapar con vida, bajo la estricta condición de no volver la mirada durante su huida. Aún así Edith, esposa de Lot, no resiste la tentación de ver la ciudad abrasada por las llamas. Al instante, cae sobre ella la ira de Dios y la transforma en una estatua de sal.

Según la única versión que nos ha llegado —la de Dios y sus fieles— la ciudad estaba intoxicada de perversión y no había en ella ni diez almas justas. Pero los dioses son seres drásticos, de ideas fijas y sencillas, y lógicamente así será su versión de los hechos. Me pregunto: ¿cuál sería la Sodoma de Edith?, la mujer que consideró que valía su vida la oportunidad de verla una última vez.

 

Te agradezco cualquier opinión o comentario sobre el microuento. Y, si quieres apoyar mi aventura literaria, suscríbete o sígueme en Facebook y Twitter.

Comparte...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Email this to someoneShare on Reddit0Digg thisShare on LinkedIn0Share on TumblrShare on StumbleUpon0

Related Articles