El sueño del escritor

Hoy estreno mi blog ¿Y qué mejor manera de empezar que dedicar un microrrelato a quien pelee por hacerse un lugar en la literatura?:

 

Siempre soñaba con convertirse en un gran escritor. De niño, Nicolás leía libros para adolescentes, de adolescente los leía para mayores y de mayor escribía para cualquier edad. Relatos y novelas, pero jamás le publicaron. A los treinta, una mala coyuntura económica le forzó a aceptar dos empleos mal remunerados y, durmiendo apenas cuatro horas al día, lograba escribir un poco. Cuando discutía con su mujer por no compartir su escaso tiempo libre, ella le decía: “entérate, a nadie le gusta lo que haces”, pero él nunca desistió. Otras veces le decía “¡Sólo tienes un hijo y eres incapaz de pasar un maldito minuto con él!”, así que empezó a escribir pequeños cuentos para leérselos por las noches.

Cumplió los cuarenta y a Nicolás empezó a fallarle el hígado, el corazón y los pulmones, pero no su determinación. Desde su lecho de muerte, le dijo al niño: “Nunca renuncies a tus sueños”, a lo que su esposa furiosa estalló: “¡Pero qué barbaridad es esa! ¡Si hasta renunciaste a tu familia sin cumplir el tuyo!”. Rápidamente palideció la mujer, de espanto, al escuchar a su hijo: “Juro que algún día, papá, escribiré como tú”.

 

El microcuento agradece cualquier opinión o comentario. Y, si quieres apoyar mi aventura literaria, suscríbete o sígueme en Facebook y Twitter.

Comparte...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+59Email this to someoneShare on Reddit0Digg thisShare on LinkedIn0Share on TumblrShare on StumbleUpon0