La fantasmita

Itziar no era la niña más guapa del mundo. Su pelo rizado y moreno apuntaba en cualquier dirección y se le pegaba en la cara. Su piel era tan pálida que se podría colorear con lápices de colores. Pero, como todos los niños, contaba con facciones redondeadas y ojos gigantes, unos rasgos que doblegaban voluntades y anteponían sus pequeños intereses a los de las personitas un poco más grandes. Y ella lo sabía muy bien. Leer completo.

Perdonar no es fácil

Atraído por la sabiduría de Oriente, un exsoldado israelí llega a Mumbai para visitar a un renombrado maestro hindú. Nada más recibirle, el maestro —un anciano semidesnudo y envuelto en rastas— le pide que tome asiento en el suelo en frente de él, mientras echa humo de pipa por la nariz como un dragón. «¿Qué peso cae sobre su consciencia?», pregunta al soldado. Leer completo.

El silencio de Auschwitz

(Microcuento basado en la experiencia de mi amiga Martina)

 

Como casi cualquier ciudadano alemán, los recuerdos personales de Martina compartían espacio con los recuerdos de su pueblo. Y ahora la ola de extrema derecha que recorría Europa llegaba hasta su desayuno desde el periódico, hasta su comida desde la radio de la oficina y hasta su cena desde el noticiero de la tele.

¿Tan fácil le es al mundo olvidar?, se preguntaba Martina. Leer completo.