Carta abierta de Cupido a ti

Hola amiguito,

Se acabó la tontería y los mensajes incondicionales de amor.

¿Quieres saber lo que te espera al morir? Al morir irás al infierno. Tú y todos. Aunque es un infierno que poco o nada tiene que ver con las especulaciones que hacen las diversas religiones. Porque el infierno es obra mía y es peor.

En mi infierno tu alma se separa del resto de la sociedad para quedar encerrada en el vacío eternamente. Soledad eterna. Y dado que tu alma es un ser social y adicto al amor ajeno, se enloquecerá por los siglos de los siglos hasta retorcerse sobre sí misma y partirse por la mitad. Entonces dos pequeñas y difusas personalidades soñarán con hacerse compañía. Por desgracia, para ti, estas personalidades también están aisladas entre sí y vuelven a repetir el proceso. Tras miles de millones de años y divisiones lo único que quedará de ti es un hervidero de partículas cuánticas, unas partículas en absoluta agonía y soledad que vibran y chocan con desesperación creciente. Hasta que acabes por reventar. De la explosión emergerá otro pequeño universo con un número astronómico de partículas esquizofrénicas que se atraen y repelen en su calvario. Tras otros miles de millones de años, con suerte, una ínfima parte de éstas conseguirán organizarse en pequeños seres vivos. Y estos seres, con todavía otro poquito más de suerte, evolucionarán sin mayores contratiempos durante miles de millones de años más. Al fin, unos pocos estarán listos para, al menos, aprender a aprovechar el tiempo con sus semejantes sin saber el infierno que continuará al morir. Así que no desperdiciéis el tiempo, amiguito, que la vida es corta. Muy corta.

Con amor,

Cupido

 

El microcuento agradece cualquier opinión o comentario. Y, si quieres apoyar mi aventura literaria, suscríbete o sígueme en Facebook y Twitter.

Comparte...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someoneShare on Reddit0Digg thisShare on LinkedIn0Share on TumblrShare on StumbleUpon0

Related Articles